Violencia Intrafamiliar en Chile: Una guía completa para víctimas y testigos

¿Qué es la VIF?

La violencia intrafamiliar, también conocida como violencia doméstica o en el hogar, abarca cualquier forma de agresión, maltrato o abuso que ocurre dentro del ámbito familiar. Esta realidad puede adoptar diversas facetas, desde violencia física y psicológica hasta abuso sexual o económico, y puede afectar a individuos sin distinción de edad, género o estatus social.

Se manifiesta a través del ejercicio abusivo de poder y control por parte de un miembro de la familia sobre otros, generando consecuencias devastadoras que van más allá del daño físico, afectando profundamente el bienestar emocional, social y psicológico de las víctimas. Esto crea un ambiente de temor, inseguridad y deterioro en las relaciones familiares.

Es fundamental entender que la violencia intrafamiliar no se restringe únicamente a parejas casadas o convivientes, sino que puede surgir entre padres e hijos, hermanos, abuelos y nietos, así como otras relaciones familiares. Incluso puede alcanzar a quienes cohabitan en un mismo espacio sin vínculos de parentesco.

Este flagelo no solo afecta a las víctimas directas, sino que también influye de manera negativa en el entorno familiar y la sociedad en su conjunto. Perpetúa patrones de desigualdad, violencia y discriminación, con repercusiones a largo plazo en el bienestar físico, mental y emocional de todos los involucrados.

En respuesta a esta problemática, numerosos países, incluido Chile, han implementado leyes y políticas específicas para prevenir, sancionar y erradicar la violencia intrafamiliar.

¿Por qué es importante contar con la asesoría legal de un abogado frente a violencia intrafamiliar?

La violencia intrafamiliar constituye un problema complejo que puede acarrear graves repercusiones para las víctimas. Por esta razón, resulta crucial disponer del respaldo de un abogado especializado en esta área, capaz de salvaguardar tus derechos y brindarte respaldo legal durante todo el proceso.

Un abogado puede ofrecer diversos tipos de ayuda a las víctimas de violencia intrafamiliar, incluyendo:

  • Orientación y asesoramiento sobre los derechos y opciones legales disponibles.
  • Representación ante las autoridades competentes.
  • Gestión de los trámites legales necesarios para solicitar medidas de protección.

En Puga Consultores contamos con un equipo de profesionales altamente especializados en casos de VIF, quienes te brindarán la atención y el asesoramiento legal que necesitas para enfrentar esta situación de la mejor manera posible.

¿Qué hago si soy víctima de violencia intrafamiliar?

Es importante que denuncies el incidente ante las autoridades pertinentes, como Carabineros, la Policía de Investigaciones, la Fiscalía o el Tribunal. Esto permitirá que, en caso necesario, se te proporcionen las medidas de protección adecuadas. Si ya cuentas con una medida de protección vigente, asegúrate de informar a la persona que recibe tu denuncia, sin importar la institución en la que la presentes.

En caso de agresión física, es fundamental que acudas lo antes posible al centro asistencial más cercano. Un médico podrá examinarte para constatar tus lesiones, presentar la denuncia y proporcionarte una copia del certificado médico correspondiente.

 

¿Quién tiene la capacidad de denunciar VIF?

Tanto la víctima como cualquier tercero tienen la facultad de denunciar la violencia intrafamiliar. Este tercero puede ser cualquier individuo: un amigo, un familiar o incluso un desconocido que haya presenciado los actos de violencia intrafamiliar. Para proteger su identidad, el tercero que denuncie puede solicitar que esta se mantenga en reserva.

Además, el tercero debe realizar la denuncia ante los Juzgados de Familia, Carabineros de Chile o la Policía de Investigaciones.

Si eres familiar o formas parte del círculo cercano de la víctima, es fundamental brindarle contención y apoyo para que se sienta más protegida.

¿Existen medidas de protección para las víctimas de violencia intrafamiliar?

Sí, los tribunales de justicia penal tienen la facultad de implementar medidas cautelares para salvaguardar a la víctima. Además, pueden establecer cualquiera de las medidas complementarias mencionadas anteriormente, determinando su duración y prorrogándola según sea necesario. Por otro lado, el Tribunal de Familia encargado de casos de violencia intrafamiliar está obligado a tomar todas las medidas necesarias para finalizar el proceso judicial y brindar protección a las víctimas.

Específicamente, debe priorizar los casos en los que la víctima esté embarazada, tenga discapacidad o se encuentre en una situación de vulnerabilidad. También debe considerar como riesgo inminente la posibilidad de que un adulto mayor, propietario o inquilino de una vivienda destinada a residencia, sea expulsado de la misma, relegado a áreas secundarias o se le restrinja su movilidad dentro de la propiedad por parte de algún familiar.

Comparte esta información en tus redes sociales.